Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Tal vez heredé de mi padre el gusto por la medicina

Sinceramente me he preguntado mil veces: ¿por qué empecé a estudiar medicina? y me lo han preguntado, y la verdad no siempre encontrar la respuesta fue fácil ni siquiera cuando me lo preguntaba a mí misma.
Cuando tenía un día malo y me planteaba si realmente quería ser médico, mi madre siempre me contaba que cuando era pequeña y mi padre (que es médico) todavía estudiaba la carrera, yo me ponía con mi padre a ver sus libros de medicina y me explicaba que tenía cada persona que aparecía en las fotos…..esto me hacía pensar que tal vez heredé de mi padre el gusto por la medicina. A pesar de ello, siempre he dudado sobre lo que me motivó a estudiar medicina. Fue a partir de tercero (curso en el que según dicen es cuando te das cuenta si quieres o no ser médico) cuando me di cuenta de que no me equivoqué al poner medicina como mi primera opción tras la selectividad y que no me veía estudiando ninguna otra carrera que no fuera medicina.
Lo que me llevó a esta conclusión fue la satisfacción que se siente cuando ayudas a alguien y el poder ver en sus ojos esa gratitud y que jamás olvidará lo que hiciste por ella por insignificante que sea lo que hiciste. Esto es algo que hace que los seis duros años, las largas noches sin dormir, el no tener vacaciones, la eterna excusa de: “no puedo salir, tengo que estudiar”…… hayan merecido la pena, porque a pesar de que ha habido muchos malos momentos, también ha habido y habrá muchos más buenos. Mº José P.R.

Printfriendly