Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


QUIERO SER MÉDICO

Recuerdo cuando todas mis amigas de clase tenían muy claro lo que iban a estudiar, o al menos, eso parecía desde fuera. Para mí, nunca entró Medicina entre mis opciones, barajaba la idea de estudiar Enfermería o Fisioterapia, pero Medicina lo veía demasiado, como algo imposible de lograr… Hasta que gracias a una amiga y a mi madre, cambie de opinión y definitivamente fue mi primera opción. Ahora sé, que verlo imposible era fruto de la admiración que sentía hacia la profesión, “ser médico” y que no hubiera sido feliz de otra manera. Estos años de carrera me han confirmado mi ilusión; quiero ser médico, cada día más. Ahora que estoy en 6º curso, casi viendo el final, puedo decir que ha sido muy sacrificado, la cuesta que hemos subido ha sido dura, muchos exámenes y preocupaciones, pero sin duda, las experiencias buenas han compensado todo lo anterior. El contacto con el Hospital te cambia. Cada día crece la ilusión de llegar a ser doctora. Lo que ves en el Hospital, te hace querer saber más, entregarte a los pacientes, ayudarlos, animarlos, sacarle la sonrisa a la abuelita o quitarle el miedo al niño, sale sola la iniciativa. Aprendes a valorar la vida, lo que tienes que otros no, o que otros acaban de perder. Sales de allí diferente, con otra perspectiva de vida. Tengo que reconocer que me da mucho miedo acabar. Es mucha responsabilidad ser médico, pero llega la hora de dar un paso más. Sin duda, me queda mucho por aprender, pero sé que voy a ser muy feliz trabajando y voy a intentar ser lo mejor médico que pueda, porque no hay mayor satisfacción que la que recibe el médico de un paciente.