Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿Porque quiero yo ser médico...?

La verdad es que no me acuerdo del momento exacto en que lo decidi, pero siempre recuerdo tener la convicción de que sería médico. Hace días, mi madre encontró entre mis cosas un cuaderno de mi primer colégio, en él me preguntaban “¿que quieres ser de mayor?”, y yo con la letra de quien aún está aprendiendo escribir ponia “médico”.

Seguramente, en ese momento, las razones de pensar en medicina como niña no eran la mismas a las que me llevaran a cogerla al hacer la selectividad. Y hoy sé perfectamente que también en ese momento las razones no eran iguales a las de ahora que acabo de terminar mi carrera. Al principio he eligido medicina por la ilusión de saber curar, de ayudar, de saber como todo funciona en nuestro cuerpo...de lograr un diagnóstico difícil que pudiera terminar con el sufrimiento de un paciente.
Hoy, despúes de algunas horas en practicas en el hospital, me he dado cuenta, que las razones por las cuales quiero ser médico habian cambiado un poco. No por no tener ilusión en curar, creo que esa ilusión nunca termirará, somos médicos e queremos curar...pero por saber y aceptar que, en muchas ocasiones eso es posible.

Así que hoy, añado al querer curar, a la ilusión de saber como funciona nuestro cuerpo...el querer saber ayudar, dar la mano a un paciente, tratarlo por su nombre, poder enterderlo y respetarlo en cada momento de su dolor y lograr recorrer con cada uno de ellos ese camino...sean ellos pacientes con bueno o malo prónostico.

Creo, que en suma,es esto lo que me lleva a querer ser médico: el lugar privilegiado de un médico que puede ser técnico y humano a la vez. Ana Vanessa Ramalhal Jorge

Motivos por los que estudio medicina

La verdad es que hasta el último momento no tenía muy claro que es lo que quería hacer, cogí medicina casi por impulso y en el último momento, antes sólo me había planteado que quería hacer algo con lo que pudiera ser útil a las demás personas y que no fuese monótono, y pensé en la medicina.
Cuando entré en la carrera mi decepción fue mayúscula, todas mis expectativas chocaban contra asignaturas raras e inútiles y pensaba que estaba estudiando de todo menos medicina, no encontraba por ninguna parte el cómo enfocar todas las cosas que estaba aprendiendo sobre la práctica médica que tendría que ejercer algún día.
Durante los tres primero años muchas veces me planteé abandonar la carrera, no sabía caso lo que era un paciente y lo único a lo que me dedicaba era a estudiar, estudiar y estudiar el temario de dudosa utilidad que nos dan en algunos casos, ya está, la carrera era sólo estudiar, nada más.
Cuando llegué a cuarto creo que fui muy afortunada, mis primeras prácticas en el hospital eran en medicina interna, mientras hacía mi primera historia clínica me di cuenta de por qué quise ser médico: quería ayudar a las personas y lo mejor es que sentí que merecía la pena sacrificar las cosas que tuve que sacrificar durante la carrera por eso.
A partir de entonces he seguido estudiando, que básicamente es lo que haces en esta carrera, estudiar, pero ahora que estoy en sexto veo que aunque haya pasado bastante malos ratos y disgustos merece la pena, merece la pena el sentirte útil y el saber que tienes en tus manos el hacer la vida de las personas más fácil en los momentos en los que se encuentran mas vulnerables. Patricia Martínez Posada

¿Por qué medicina?

La verdad es que en todos estos años de carrera me he hecho esta pregunta muchísimas veces, puesto que he tenido que renunciar a muchas otras cosas que me gustan por llevar al día los estudios; y no sólo eso, sino también ver cómo muchos amigos haciendo otras carreras, han tenido tiempo para todo. Tal vez me lo haya preguntado tanto porque he visto que me faltaba el tiempo: tiempo para salir todo lo que me gustaría, para viajar, para hacer deporte, o simplemente para descansar. No he sido consciente de lo que el tiempo significa hasta que me ha faltado.
Al paso del tiempo desde que entré en la carrera, si soy sincera, a veces incluso he olvidado el por qué,…La verdad me he desmotivado bastante, no porque me haya dejado de gustar ni mucho menos, me encanta la medicina, si no fuera así, no estaría aquí; sino más bien desmotivación por la forma de enseñanza actual, no creo que sea muy sano vivir con una ansiedad constante desde que empiezas en septiembre el curso, hasta que terminas en junio, por un no parar de exámenes, trabajos y prácticas, que no te dejan tiempo para vivir, sólo tienes tiempo para estudiar. Tampoco creo que sea enseñar medicina hacer memorizar datos que luego “escupes” en un examen y que olvidas a corto plazo…Y tampoco creo que sean prácticas de medicina ver fotografías de pacientes en diapositivas en una clase…Lo que teníamos que ver es a más pacientes, y dejarnos de tantas tonterías!!
Quizás mi opinión le parezca un poco dura, pero más duro es haberse pasado estudiando seis años, y que cuando ya apenas me quedan cinco exámenes para acabar; pienso que no tengo la preparación suficiente. No por falta de interés por aprender, sino por la forma en la que me han enseñado.
Pero llegado este momento, y a punto de terminar, creo que no debo lamentarme, sino seguir formándome para llegar a ser algún día un buen médico, que es lo que siempre he querido, y por lo que estoy aquí.
Me costará más o menos tiempo, pero al final lo conseguiré, y si hoy me hago la pregunta de por qué estoy estudiando medicina, creo que la respuesta son simplemente dos palabras, que sólo entenderán quienes compartan el mismo motivo: “por vocación”, porque había algo dentro de mí que me decía que tenía que hacerlo.
María Asunción Alarcón Álvarez

¿Por qué estudio medicina?

Cuando comencé a plantearme esta reflexión, me quedé en blanco, no sabía cómo expresar con palabras las causas por las que me gustaría ser médico, leí varias veces el titulo y no sabía cómo empezar, por lo tanto llamé a mis padres para que me intentaran ayudar a enfocarlo. Y así lo hicieron.
Mis padres no fueron capaces de precisarme en que época comencé a desear ser médico, la respuesta de mi madre fue “Desde siempre” y creo que es así, desde que soy consciente de mis actos, nunca me he planteado otra cosa. Mi padre, un poco bruto, me dijo que desde que me caí por las escaleras del hospital Ramón y Cajal, con cuatro o cinco años… al principio me pareció una tontería, pero analizándola, esa frase me abrió la mente.
Puede ser que el hecho que me diagnosticaran una diabetes “rara”, que hizo que estuviera yendo frecuentemente al hospital, hasta que pasados unos años me confirmaran que se trataba de diabetes tipo Mody puede ser que marcara mi personalidad, ya que hizo que me acostumbrara a ese ambiente, también pudo actuar como refuerzo positivo el hecho de que prácticamente sólo veía a mis abuelos maternos cuando iba al hospital, ya que vivían en pueblecito de Madrid.
Progresando en los recuerdos de mi pasado, con cierta ayuda de mis padres, surgió el tema de mis juguetes, hecho que me resultó curioso, porque jugaba mucho con los Playmobil y tenía el helicóptero de rescate, una ambulancia y un quirófano, me comentaron que la situación que recreaba con los juguetes consistía, casi siempre, en una carrera de coches o motos (otra de mis aficiones que persisten hoy en día), en la que uno de los corredores tenía un accidente y tenía que ser trasladado al quirófano donde lo curaban…
También me comentaron que jugando en el parque (de albero y arena) de la urbanización de mi pueblo, aún con lo cafre que era con 7 -8 años, cada vez que pasaba una de las vecinas, Encarna, una anciana con bastón, siempre paraba de jugar a lo que fuese, me acercaba a ella y le ayudaba a pasar, paraba la pelota, cortaba el juego…
Avanzando en el tiempo nunca me he planteado estudiar otra cosa, de hecho cuando tuve que elegir la carrera tras hacer la selectividad, y ver que con mi nota iba a estar difícil entrar Madrid, donde yo quería estudiar, no me lo pensé e hice la solicitud para otras ciudades, peor comunicadas con mi pueblo y más lejanas, como es este caso. También me planteé hacer un año de otra carrera y repetir la selectividad porque tenía las cosas muy claras… En septiembre me dieron plaza en Cádiz (a mas de 400km de mi casa) y no me lo pensé dos veces, allí que me iba a estudiar medicina, no me importaba donde ya que es a lo que siempre he deseado dedicarme, posteriormente me dieron la plaza aquí, en Sevilla, donde estudio actualmente.
Finalizando mi breve historia me vuelvo a plantear la pregunta: ¿por qué estudio medicina? Sigo sin poder decir si estudio medicina por algo, solamente puedo decir que no me imagino en un futuro realizando otra labor y si ahora tuviera que empezar la carrera otra vez, la empezaría sin pensármelo un instante ya que esta es mi ilusión y aunque sea trabajosa y sacrificada lucharé por ella. RVA