Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Porque merece la pena

¿Qué por qué decidí ser médico?, pues no se en verdad me imagino que por muchas cosas y por ninguna en particular. Ya desde chico me encantaba la serie de dibujos animados “La Vida es así”, en el colegio la biología era una de mis asignaturas preferidas, y cuando iba al médico lo veía como algo diferente, no como cualquier otra profesión, sino alguien situado a otro nivel “Voy al Médico”. Supongo que todo eso me iría marcando de alguna forma, pero al final todo fue resumido en un “Impulso”. En realidad no soy para nada una persona de impulsos, se puede decir que solo he tenido dos impulsos en mi vida, de los cuales estoy muy feliz de haberlos tenido, y uno de ellos fue estudiar Medicina (el otro es personal).

Cuando hice la selectividad ya sabía que mi objetivo era estudiar Medicina, no tenía otra alternativa pensada (menos mal que no fallo la cosa…). Cuando salieron las notas y vi que lo había conseguido sentí un gran alivio y felicidad aunque sabía que sería dura y que exigiría sacrificios.

Para el estudiante de Medicina la decisión no resulta fácil: los amigos te bombardean con argumentos negativos “Illo que son seis años”, “no vas a salir de casa”, “cuando te vamos a ver”… Piensas bueno no será para tanto… (Craso error…). Luego ves el programa… ¡90 créditos por curso! … Bueno, Bueno, seguro que se pasan volando… (Otro error, sobre todo porque te das cuenta que para acabar tendrás que coger asignaturas tipo Mitología, Italiano, Tauromaquia, Música…que seguro que te son muy útiles cuando te venga un paciente con un infarto, siempre le puedes cantar una nana o bien le cuantas aquello de que Zeus se casó con Hera y tuvieron como hijo a Hércules, seguro que no te denuncian). Quitando estos detalles 1º, 2º y 3º están bien, muchas asignaturas, muchos más apuntes, más visitas aun a la copistería, poco tiempo para nada, no vemos pacientes,… pero piensas que a partir de 4º la cosa será distinta, que será más clínica, que aprenderás un montón y que incluso tendrás más tiempo (vuelve a ser un error).

Llegas a 4º y todo es nuevo porque sabes que vas a tener “Prácticas en el Hospital”, incluso te dan una bata y vas a tener que utilizar el Fonendo!!. Pero casi todo sigue igual, hay que estudiar más y tienes menos tiempo. Las prácticas, realmente no son prácticas (no todas, pero casi…), y acaban siendo una cosa que hay que hacer para aprobar pero que no te reporta mucho. Creo que al estudiante de Medicina no le “cuidan”, con eso no quiero decir que las cosas tienen que ser fáciles, pero por lo menos que no te pongan zancadillas allí por donde vas. Sobre todo me refiero a las prácticas, porque en vez de estudiantes que vamos para aprender, somos estorbitos: en muchos sitios sobramos, vas con el médico que se supone que te ha tocado para que te enseñe de su experiencia y no te mira, no te habla, incluso te ponen en evidencia o en ridículo delante de otros… ¡es que estoy aquí para aprender!..., esa ha sido mi experiencia personal, al menos, a lo mejor simplemente he tenido “mala suerte”. También quiero decir que no ha sido siempre así, porque un día llegas al hospital y te encuentras una persona agradable que te enseña, que te respeta, que incluso te mira con cariño y te anima y entonces vuelves a clase y piensas ¡Que buena práctica!, y te motiva y te vale para seguir adelante y olvidar todo lo negativo.

Vas sacando los cursos y vas viendo más cerca el final y que vas a ser médico, aquello que has querido y has perseguido durante seis años, y vuelves a pensar ¿Por qué quiero ser Médico?: porque quiero ayudar a los demás, porque es lo que me gusta, porque toda mi vida voy a estar aprendiendo cosas, porque me va a proporcionar muchas alegrías, porque si en un futuro viene un estudiante se que seré esa persona agradable que le pondrá las cosas un poco más fáciles, … en definitiva ¡porque quiero ser Médico!

Viene de querer siempre ayudar y escuchar a los demás en sus problemas.

Desde pequeña decía que de mayor quería ser médico. Siempre he tenido mucha curiosidad por conocer como es el cuerpo por dentro, por saber como funciona nuestro organismo y como nos reproducimos.

A pesar de que en mi familia no hay médicos ni otros profesionales de la salud que me hayan guiado a ello, yo siempre he tenido la ilusión de estudiar medicina. Por tanto para mi era una profesión desconocida.

Pienso que mi ilusión de ser médico viene de querer siempre ayudar y escuchar a los demás en sus problemas.

Nunca me arrepentiré del día en el que puse medicina en primer lugar en la prescripción. Mi elección fue totalmente correcta. Era la profesión que más me atraía de todas, y con la que más me sentía identificada. No me imaginaba ni de profesora ni de empresaria, sino como médico.

Bastantes veces escuché decir que es una de las carreras más larga y que nunca se acaba la formación de un médico, pero eso a mi no me importaba. La verdad que ya me cansaba de oír eso una y otra vez de mis amigos, compañeros de instituto, etc. Pero ningún comentario hacía cambiar de opinión y además porque siempre he tenido el apoyo de mis padres. Nunca me quitaron la idea, por lo contrario me animaban a iniciar medicina que era lo que me gustaba.

Aun quedan unos pequeños pasitos en el largo camino de la medicina para ver realizado mi sueño, pero he de decir que en este camino no todo ha sido alegría porque he pasado malos momentos de tristezas y llantos.

Esta carrera supone un gran esfuerzo físico y psíquico si la comparamos con otras, y muchas más horas de estudio. Ha habido momentos en los que pensé en tirar la toalla, pero falsamente porque en realidad nunca me lo planteado con convicción, sino en los momentos de bajón, cuando tras haberte esforzado bastante para un examen resulta que no consigues aprobarlo. Pero es que no me planteo hacer otra cosa en la vida, es lo que me gusta y es mi ilusión, y por eso sigues adelante contra viento y marea.

Pero me llevo de estos años muchos buenos momentos con mis compañeros y en el hospital. Nunca olvidaré mi primera práctica ni mi primera historia, ni algunos pacientes que han dejado huella en mí, o la mirada de otros desesperados por su enfermedad.

Poco tiempo queda para finalizar el curso, pero todos sabemos que eso no es suficiente. Tenemos que seguir con nuestra formación porque nos queda muchísimo por aprender para ser un buen médico.

Ese es mi verdadero afán, ser un buen médico, tener un amplio conocimiento de enfermedades, curar, paliar o prevenir a los pacientes y saber que hacer en cada momento y situación.

Finalmente decir que tengo una gran inquietud por terminar y verme en el hospital aprendiendo y tomando decisiones acertadas. Me gustaría pronto estar con mis compañeros trabajando en conjunto y con un mismo fin, ayudar en la medida de lo posible a todo aquel ser humano que busque ayuda en nosotros. No hay nada más gratificante en la vida que esto.

Vanessa González Begines (Valme)

Desde siempre: médico

¿Cuándo decidí que seria médico? La verdad, que si intento recordar la primera vez que dije que quería ser medico, no se cual fue, desde bien pequeñita es lo que siempre he querido y no me imaginaba en otra profesión.

¿Por qué esta carrera y no otra? Los motivos no los sé, ya que no es que tuviese ningún referente ni nada, puesto que en mi familia ni gente cercana he tenido ningún medico, quizás siempre me ha impresionado el funcionamiento del cuerpo humano, recuerdo como me gustaba ver los dibujos de "La vida es asi", y tenia mucha curiosidad por saber porqué la gente enfermaba y se curaba, y la mejor carrera para poder aprenderlo no es otra que esta, en la que además puedes ayudar a otras personas, y que mayor gratificación que esta.

Aunque siempre lo he tenido muy claro, hubo momentos en que pensé que no iba a ser posible, ya que para entrar se necesita una nota muy alta, y hubieron dudas hasta el final, pero el día en que salieron las listas de admitidos lo recuerdo como uno de los mas felices de mi vida....iba a conseguir mi sueño! Y aunque aun quedaba mucho por delante el primer paso ya estaba dado.

La verdad que la carrera es dura, pero sabiendo cual es la recompensa, merece la pena. A pesar de todos los momentos de estudio agotador, no poder salir siempre que se deseaba, etc, nunca me he arrepentido de estudiar esta carrera, y nunca me he planteado ni por asomo dejarla.

Ahora en sexto me parece que el sueño esta mucho mas cerca, casi puedo tocarlo y es lo que mas deseo, después de tanto tiempo y esfuerzo, por fin, llegaré a ser MÉDICO

Printfriendly