Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


"Las personas confían en nosotros, incluso siendo estudiantes, nos miran y nos dicen aprended mucho y llegad a ser buenos médicos"

Me acuerdo de aquel verano de 2003 en el que rellené la preinscripción, estaba nerviosa e ilusionada, iba a ir a la universidad. Elegí medicina tras muchas dudas, porque me gustaba pero a la vez tenía miedo, miedo al fracaso, a perder el tiempo, a decepcionar a mis padres y a mi misma. Aún así me matriculé con la ilusión de terminar y hacer lo que realmente me gustaba, (me gusta), saber y ejercer medicina.
Una de mis grandes aspiraciones es poder ir a ayudar allí donde no hay medios. Admiro mucho a la gente que es valiente y lo da todo, y espero tener ganas y fuerza suficiente para hacerlo.
Es ahora, en mitad de cuarto y quinto cuando me flaquea esa fuerza, cuando me desilusiono, cuando veo que no me concentro lo suficiente, y me falta tiempo para cada examen, tiempo para los que quiero y tiempo para mi misma; Por eso, y porque me han enseñado la importancia de la salud mental y de estar contenta con lo que hago, intento darle tiempo a todo lo que necesito. Si, estudio medicina, sin prisa pero sin pausa.
Por mi, y porque la ilusión permanezca.
Una de las cosas que más me gusta de lo que veo a diario es relación médico-paciente, como las personas confían en nosotros, incluso siendo estudiantes, nos miran y nos dicen aprended mucho y llegad a ser buenos médicos.
Eso es lo que yo quiero ser, una buena médico, y ganarme esa confianza, esa cercanía y esa admiración que sienten los pacientes hacia los médicos -buenos- (buenas personas y buenos facultativos)
Aunque en párrafos anteriores hubiera podido expresar que estoy un poco cansada de tanto estudio, sé que todo sacrificio tiene su recompensa, y estoy contenta de estudiar lo que estudio, me gusta conocer como “funcionamos” y como dejamos de “funcionar”, aunque cada vez pienso que sé menos, se que no es así, es sólo que el interés por las cosas aumenta y las ganas de saber también.
Me gustan las personas, y me gusta ayudarlas en lo que puedo, entonces,¿qué mejor carrera que esta?

Es una de las profesiones más interesante que existe y de la que nunca dejas de aprender tanto profesionalmente como afectiva y humanamente.

  • Mi primera razón por la que quiero ejercer ésta profesión es por la gran satisfacción que se consigue al poder curar o en su defecto aliviar a los demás.
  • Considero que es un trabajo duro que ocupara gran parte de mi vida pero el deseo de conocer sobre nosotros me hace pensar que es una de las profesiones más interesante que existe y de la que nunca dejas de aprender tanto profesionalmente como afectiva y humanamente, ya que incluso de aquel paciente con el que apenas se tiene contacto se aprende.
  • Mi tercera y última razón por la que he decidido ser médico es porque me gusta ayudar, sobre todo a aquellos que más nos necesitan y por que al hacer esto me ayudo a mi misma y simplemente por que no me imagino ejerciendo otra profesión que me llenase como lo hace esta.

Patricia Fernández García

Para poder ayudar más y mejor a los demás, sea quien sea

¿Por qué ser médico?

Aunque a hora lo tengo muy claro que quiero ser medico en el pasado no lo tenia muy claro. Mi devoción a la salud viene prácticamente desde que me acuerdo que soy persona, esto porque muchos de mis familiares y amigos son personas que trabajan en la salud, así que estoy acostumbrado a ir al hospital y al centro de salud desde muy chico y esto me ha llevado ha desear trabajar en el medio sanitario.
Cuando termine bachillerato solicite medicina pero no lo logré e ingrese en enfermería y fue lo mejor que me pasó…
Terminada la carrera de enfermería empecé a trabajar en oncología y esto me ha supuesto trabajar a diario con el sufrimiento, el dolor y a veces con la muerte (demasiadas veces), esto ha cambiado mi manera de ser y de ver la vida.
Pues he pasado a valorar todavía más a mis padres, amigos, las personas en general y la vida… he comprendido que se puede tener todo y no me estoy refiriendo a los bienes materiales, me estoy refiriendo a la amistad, al amor, al estar bien con nosotros y con los demás, pero esto solo es posible mientras estamos vivos.
Así que hacer todo aquello que esté a nuestro alcance para mejorar la calidad de vida de otras personas es dar una oportunidad al otro de ser feliz. Esto es extremamente gratificante, nos hace sentir bien con nosotros mismos, nos hace sentir felices, nos hace sentir vivos. Todo esto lo he descubierto gracias a todos aquellos que he ayudado durante los 6 años que he trabajado en oncología, a los cuales agradezco de todo corazón.
Pero como podéis imaginar, trabajar muchas veces con situaciones terminales nos deja una insatisfacción y una frustración enorme, cuando algo se nos escapa de las manos y esto me ha pasado algunas veces, porque desearía actuar de una manera pero no podía ya que eran cosas del dominio médico. Por eso deseo ser médico para poder ayudar más y mejor a los demás, sea quien sea, aunque eso suponga estar lejos de la familia, amigos y dedicando todo tu tiempo al estudio limitando tu vida social… pero la sonrisa, la mirada del otro como agradecimiento por la ayuda que le brindo hace que todo ello merezca tanta dedicación.
FJRH

Me siento afortunado en hacer lo que más me gusta, en hacer bien ajeno, en poder compartir conocimientos,

Razones para hacer medicina (Blog personal)

Mis razones para estudiar medicina están relacionadas con mi personalidad, mí naturaleza interior. Desde siempre o desde que me entiendo por ser humano he querido hacer esa maravillosa carrera, pues el simple hecho de ayudar al próximo o los demás me satisface y engrandece espiritualmente y como persona. No sólo en el acto médico y si en la vida diaria, me siento muy bien cuando puedo ayudar a una persona sea cercana o desconocida.

  • A lo largo de la carrera he tenido muchas desilusiones, cosas que pensaba que fueran tal como pienso que deben ser, aprendí a ignorar esas cosas para poder seguir disfrutando de mis estudios, en general es la carrera que me satisface por completo y no me imagino haciendo otra cosa que no sea medicina.
  • Siendo un poco más crítico no importa que tengamos "miles" de exámenes en cada curso, prácticas que no siquiera nos echan cuenta, profesionales de la enseñanza que no te hacen caso, fines de semana, navidades, fines de año cerrados o metidos en la habitación o en la sala de estudio estudiando para que luego no apruebes, vaya a septiembre(o sea, estudiar el verano), todo eso sirve de estimulo para que seamos no sólo buenos médicos sino también buenas personas.
  • Nunca se me olvidará que cuando entre en la universidad(entonces en Cuba) mi madre y mi abuela presumía:"mi niño ya es medio médico"(no sabían ellas lo largo que es hacer medicina) y los vecinos de mi madre ya te miran de otra forma(con respecto).Todo eso te hace valorar bien afondo el porqué hacer medicina, o sea, ni siquiera soy médico ,pero ya veo la importancia del médico para la sociedad, la tranquilidad que puede transmitir un médico a sus seres queridos y cercanos.
  • Llevo casi 6 años recibiendo conocimientos y sabios consejos de mis profesores y compañeros en la facultad y en el hospital, pero como he dicho antes, esa profesión es más que una profesión y se lleva adentro. La humildad y el deseo del bien ajeno hace parte de la persona, porque un médico no es sólo conocimiento, y esté siempre estará en los libros.
  • Por supuesto que la parte financiera también es importante en el mundo mercantilista actual, pero hay una frase que me gusta mucho que dice:"no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita".Por eso me siento afortunado en hacer lo que más me gusta, en hacer bien ajeno, en poder compartir conocimientos, en poder ser visto por amigos y familiares como una persona y profesional que ayuda a los demás.

¡Por eso quise y quiero ser médico!


Leilton Cavalcante Cunha

Printfriendly